el brillo de tus ojos: nueva vida

Un día como cualquier otro, una mañana como cualquier otra, ella caminaba distraídamente por el centro de la ciudad; las calles que hablan de un ayer. Se para a observar sitios por los que años atrás habían sido habituales: la plaza de la universidad, donde tantas veces había quedado.. allí seguía, con su adoquinado, su estatua, la iglesia , todo igual. Era un trasladarse a otra época.

Con su gabardina, su bolso, miraba todo con ojos nuevos. Su vida, había dado un vuelco. Había decidido cometer una locura, abandonar su vida ajetreada. Si, había tenido que romper con todo para volver a su ciudad. No sabía como había podido vivir tantos años fuera de allí; si, se fué a otra ciudad, más grande, más loca, donde la gente anda rápidamente, donde nadie sabe quien es su vecino, donde las mañanas es sinónimo de tráfico, de prisas, de anónimos.

Y ahora, en su ciudad, en la ciudad de siempre, volvía a ser ella: tendría que hacerse al nuevo trabajo; no era tan presuntuoso como el que dejaba en la capital, pero era…. sencillo, y podría ordenar su vida. Si, quería deshacerse del armario de medicinas: “para relajarse”, “para activarse”… ya le dijo el doctor, que no tenía edad para estar con todas las alertas en rojo. Debía de … aprender a vivir. Y si, vivir más despacio. Romper con el círculo que le provocaba ansiedad.. y cambiar, para que todo cambiase.

Esa mañana de sábado, había decidido ir a comprar flores… quería llenar su pequeño espacio de flores, y … un libro. O dos. Entrar en una librería de esas que tienen solera, y perder sus ojos por las estanterías, ojear los libros, leer su argumento.. y decidir cual escoger.

Si, estaba disfrutando de cada momento. Se sentía otra. Una sensación de que durante mucho tiempo, no había vivido, solo había vegetado, eso si, corriendo mucho de un sitio para otro, “estando muy ocupada”. Y ahora…. respiraba, miraba a las personas con las que se cruzaba, observaba los ritmos de cada día, sus ritmos, y … si, se iba a dar tiempo para las flores, y para los libros. Ojeando los libros, no se había dado cuenta de quien había entrado en la libreria. De repente .. oyó una exclamación.

- ¡No puede ser! ¿Eres tú?

Ella se giró, sin pensar que se refería a ella. Y miró. No reconocía a aquellos ojos, pero esa voz..

- ¿Perdón?

- Eres tú… soy Carmelo.

Carmelo… si, su compañero en la facultad.  ¿Cuántos años habían pasado? Se acercó a ella, le dió dos besos.

- Estas igual… qué digo igual, estas mejor. ¿Qué ha sido de tu vida? ¿Qué haces? ¿Dónde trabajas? Perdona.. son muchas preguntas.

- Jajaja, pues… todo y nada.

- ¿Tienes tiempo para un café, un vino, un algo, mientras me lo cuentas?

- Pues tengo todo el tiempo del mundo. Y si.. te lo cuento.

Salieron de la librería, sin comprar ningún libro… todo había perdido en ese instante importancia. Había vuelto a ver a Carmelo, su compañero, el que le gastaba bromas.., al que le pasaba apuntes.

Entraron en la cafetería donde tantas veces habían tomado café, se sentaron, con la pequeña tensión de saberse conocidos, pero que desde la última vez que se vieron, seguramente que algo habría cambiado. Él sonreía, ella también.

- Sabes, sigues teniendo el mismo brillo de ojos.. parece como si tu alegría quisiese salir por ellos… si, siempre me han encantado tus ojos.

Ella.. bajo la mirada… nadie le había dicho nunca algo tan hermoso.

Acerca de inspiracion1971

Escribir me gusta, es una forma de conocerme.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a el brillo de tus ojos: nueva vida

  1. Alan Rulf dijo:

    ¿Sabes que un círculo es la forma más difícil de romper? Esto es así porque no tiene ningún punto más débil que los demás (a la esfera, su equivalente en 3D, le pasa lo mismo).

    Tal vez por eso cuesta tanto romper los círculos, y más si son viciosos.

    Por otra parte, es bueno seguir teniendo ese brillo en la mirada tantos años después, porque es tan fácil irlo perdiendo…

    A lo mejor el brillo no estaba en los ojos de ella, sino en los de él, que la veía así.

    Saludos.

  2. Estamos empezando a conocer a los personajes, no sabemos si podrán romper el círculo, si se introducen en otro y realmente quien desborda alegría.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s