bajo la misma luna: capítulo 9

– Aquí es Jaime. Muchas gracias.

– No hay de qué Judit.

– Enzo, muchas gracias por traeme a casa. Me ha venido muy bien.

– No tienes que dar tanto las gracias, para mi ha sido un placer poder traerte. Además, creo que es lo mejor que puedes hacer hoy, descansar, y seguir con la lectura de la novela que me has comentado.

– ¿Le ha interesado lo que le he contado?

– Por supuesto, y si no fuera porque no dispongo de tiempo, y porque tu trabajo es leerte la novela, te la quitaría de las manos para leerla yo, jejeje.

En ese momento en el que iba a bajar del coche, no sabía qué hacer. Jaime estaba con la puerta abierta.

– ¿Quiere subir y tomar un café, o algo?

– Judit, no quiero que te sientas incómoda.  Déjame tu número de móvil, para poder preguntarte como estás, y así tienes el mío por si se te ofrece algo.

Miraba a Enzo a la boca, no podía mirarlo a los ojos, y .. había visto como la había llamado.. como vocalizaba, como sonreía. Sus labios no parecían nuevos, parecía que los había visto antes. El olor de la piel de Enzo, sus palabras, su acento, su sonrisa..

– Si, si.. seis, seis, cinco, cuarenta y cinco, cincuenta, setenta y siete.

Estaba atento escribiendo los números rápidamente en el móvil. Cuando acabó, le sonrío, le cogió la mano, y se la besó, como hizo en el ascensor.

– Mejórate bb.

Empezó a temblar, que desconcertante era ese hombre, ¿cómo la había llamado? Nunca antes.. la habían llamado así. Judit enrojeció, y se sintió sin saber qué decir.

– Gracias.

Y salió del coche, mientras Jaime sujetaba la puerta. Se dirigió a su portal, con la novela debajo del brazo y un montón de sensaciones que recorrían su cuerpo, su mente, y la hacia sentirse débil.

Abrió la puerta del portal, y hasta que no entró, no se marchó el coche. La vida. Como en un momento nos hace cambiar. Desvalida, confusa, cuando ella siempre tiene las cosas claras. Llamó al ascensor, y subió a la última planta, donde tenía su refugio.

Dejó las llaves en la entrada, fué al dormitorio, se puso unos legins y un jersey, calcetines para andar por el suelo de parket, y .. una coca- cola, le subiría la tensión, le aportaría azúcar, y estaría de ver estrellitas.. el estrés, que puñetero es.

 

Acerca de inspiracion1971

Escribir me gusta, es una forma de conocerme.
Esta entrada fue publicada en Novela corta: BAJO LA MISMA LUNA. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a bajo la misma luna: capítulo 9

  1. Lehahiah dijo:

    Qué cosas eh?? en un momento se tambalea de arriba a abajo..y es que .Enzo sabe muy bien hacer las cosas…vaya crack!!!! dificil resistirse…
    Besos con alas

  2. Nieves dijo:

    Sensaciones que hacen sentirse débil…. Me da a mi que eso es amor jejejejeje O pasión. Un besazo In-In

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s