the last bee: Bee-Land

Increíble, la sirena los había guiado, como si todo hubiera sido parte de un plan. Ella, como una estrella en una noche oscura, los había llevado hasta allí. ¿Qué sitio sería aquel? ¿Qué le depararía esta nueva aventura? ¿El destino está escrito? ¿Existe la casualidad, o todo es causalidad?

Estaban delante de un pórtico, parecido al Partenon, con inmensas columnas corintias.. se le vino a la cabeza.. la Atlántida.. un Atlántida para las abejas. Las puertas se abrieron, y la sirena desapareció. El Pascualo pasó bajo el pórtico con Flanagan y el Apicarium RX2000.

Tras las puertas, no había fondo de mar. Había oxígeno, podían bajarse tranquilamente de Pascualo. Por doquier iban las abejas volando, alegres, con una sonrisa plena. Campos de girasoles, de amapolas, de mil plantas. En el fondo del mar. Era todo tan especial, tan diferente.

Llegaron a una plaza enorme, seguramente el centro de la vida de ciudad. Nuestro héroe apícola se bajó del coche con su Apicarium entre las manos, y la boca, tremendamente abierta.  Y en medio de la plaza, Flanagan no daba crédito. Una esfinge con su rostro, y una pequeña abeja revoloteando encima de su hombro, y ambos, con una sonrisa.  Bee-Land, la Atlántida de las abejas, en el fondo del mar, fuera de cualquier radar, sin tiempo, sin espacio. Nada es casual, todo es, causalidad.

 De repente, escuchó como la sintonización de una radio, mientras la abeja revoloteaba inquieta dentro del   Apicarium RX2000. Una voz, dentro de su cabeza, empezó a hablarle: “Querido Flanagan, muchas gracias por traerme sana y salva entre mis hermanitas. No te preocupes.. déjame salir del Apicarium.  Volveré a la superficie con más como yo y llenaremos el cielo de la tierra con nosotras, nuestras alas, polinizaremos las flores, fabricaremos miel, y todo volverá a ser como era. Tú has cumplido tu misión. Puedes coger a Pascualo e ir en busca de tu Merikeit. Nadie te perseguirá más. “.

Telepatía….la abeja, que completa era. Abrió el Apicarium, y observó como volaba, e iba con las demás.

Merikeit estaría orgullosa de él.. había conseguido que perviviera la miel a una extinción anunciada.

FIN

Si quieres volver al inicio de la historia.. pincha aquí.

17 respuestas a the last bee: Bee-Land

  1. yo habría preferido que en la tierra prometida de las abejas, una sirena le hiciera el amor a Flannagan por su esfuerzo de salvar a la última abeja de la tierra y llevarla con sus hermanas abejas, Merikeit estaría furiosa. Me gusta, en el fondo el mundo no se quedaría jamás sin abejas y sin miel

    besos cariño

  2. Nimeria dijo:

    Jajaja! Sabía que habrían estos comentarios pero vamos que también he pensado por donde…
    Buenísimo el chiste!

    Me gusta este final era un poco lo que imaginaba al pensar en “Bee-Land” nada más que agregando los usos de la miel para las sirenas…

    Saludes!!

  3. Nergal dijo:

    Que bonito!!! pero me esperaba hermosas sirenas de turgentes y grandes aldabas.

    Besos

  4. Dolega dijo:

    Ahhhhh que tierno.
    Ahora, una abeja con telepatía ¡es genial! 😛
    Felicidades hermosa. La historia es buena, entretenida, divertida…
    Besazo

  5. salvela dijo:

    La primera vez que llego a este final. Dios….

  6. pgatina dijo:

    Me ha encantado tu final, el más positivo y místico de todos. Pensaba que te estaba siguiendo, parece que no, ahora ya sí 😉
    Besos guapa

  7. pgatina dijo:

    Bueno, espera, de todos los que he leído hasta ahora, que voy por cuatro o cinco, no sé… creo que me planto con este, porque el del sexo a lo dessjuest ya lo encontré jijijij

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s